Declaración conjunta a nombre de UNITE HERE Internacional por el Presidente D. Taylor y la Vice-Presidenta María Elena Durazo  

Nueva York, NY – El anuncio de hoy de Donald Trump que el Acta de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) se terminará en seis meses sin una intervención del Congreso es un acto sorprendente de cobardía política, y una oportunidad perdida de tomar un paso significante hacía la reforma migratoria comprensiva. Donald Trump ha dejado para el Congreso algo que hasta él ha reconocido como una crisis humanitaria, y es solo por su propia falta de valor político. Al fracasar en su intento a ser líder, Donald Trump ha colocado el destino de 800,000 inmigrantes respetuosos de la ley y que pagan sus impuestos, en las manos de un Congreso disfuncional.

Debido al rechazo de Trump a demostrar su valor política, ahora la acción inmediata necesario para salvar DACA depende del Congreso Americano. La industria americana de hospitalidad depende mucho de trabajadores con DACA y el Estatus de Protección Temporal (TPS) y la terminación de DACA tendrá serias consecuencias negativas para la industria del turismo debido a esto. Bajo DACA 800,000 inmigrantes han recibido autorizaciones de trabajo, incluyendo muchos trabajadores de hospitalidad y sus familias. A través de este programa los jóvenes han podido lograr sus sueños de vivir, trabajar, estudiar y contribuir legalmente a América sin temor a ser deportados. La eliminación del estatus de trabajador legal no tendrá como resultado la auto-deportación de los inmigrantes, tendrá como resultado la criminalización de los trabajadores legales de la industria de hospitalidad y los obligará hacia la economía subterránea de trabajadores indocumentados explotados por malos negocios.

Por Donald Trump 800,000 trabajadores legales perderán su habilidad de trabajar legalmente y afrontan la posibilidad de ser deportados y la pérdida de sus familias. Es imperativo que el Congreso tome acción inmediatamente para proteger a los 800,000 trabajadores de DACA cuyos destinos están ahora en sus manos. Depende del Congreso si estos casi millón de inmigrantes, que contribuyen a la economía Americana, viven vidas productivas y significativas, y logran la educación y el empleo a a niveles más altos que Americanos nacidos en los EE.UU, pierden sus derechos más básicos a vivir en un país al que fueron traídos como niños. UNITE HERE rotundamente condena la terminación de DACA, y también su falta de valor política de Trump, y estaremos en la calle, presionaremos nuestros miembros del Congreso en distritos de con densidad alta de miembros de UNITE HERE en todo el país, y activaremos y motivaremos a nuestros 270,000 miembros en cada estado de la nación para abogar incansablemente a que el Congreso salva DACA.